Cómo debemos proteger la madera

¿Cómo debemos proteger la madera?

La madera es un material versátil que se utiliza en una amplia gama de aplicaciones, desde la construcción hasta la fabricación de muebles. Sin embargo, la exposición a los agentes externos y el paso del tiempo pueden dañar y debilitar su estructura 

Si quieres saber más acerca de cómo proteger la madera, en este artículo te contamos algunas claves. Descubre la importancia de proteger la madera, los diferentes tratamientos protectores disponibles y cómo llevar a cabo este proceso paso a paso para que puedas prolongar su vida útil y mantener su belleza natural.

¿Por qué es importante proteger la madera?

La madera es un material orgánico compuesto por fibras de celulosa y lignina. Dependiendo de su dureza, la madera se clasifica en madera dura o madera blanda. La madera dura proviene de árboles de crecimiento lento, es más densa y puede resistir mejor las condiciones climáticas adversas, lo que la convierte en un material costoso. Por otro lado, la madera blanda engloba a los árboles de crecimiento rápido, es más ligera y tiene un precio más bajo.

Asimismo, la madera está constantemente expuesta a diversos factores ambientales como los cambios de temperatura, la humedad y los rayos UV. Debido a su naturaleza higroscópica, la madera tiende a absorber agua, lo que puede provocar  hinchazón, contracción y deformación. La humedad también propicia el crecimiento de hongos e insectos, pudiendo causar otros daños significativos como la descomposición y la aparición de insectos xilófagos. 

Para prevenir estos problemas, es recomendable aplicar un tratamiento para la madera exterior que cree una barrera que impida que la humedad penetre en la madera, manteniéndola seca y estable. De esta manera, se prolonga la vida útil de la misma.

Otro agente externo que afecta a la madera es la radiación solar. La exposición prolongada a la luz solar puede causar decoloración y descomposición de la madera, lo que afecta su apariencia y resistencia. Para contrarrestar este efecto, es recomendable optar por un buen protector para madera con filtro UV. Este tipo de producto previene y minimiza el impacto de los rayos solares, preservando el aspecto original de la madera.

Por qué es importante proteger la madera
Elige el producto que mejor se ajuste a tus necesidades: tintes al agua o protectores para maderas.

¿Qué tratamientos protectores de madera existen?

Existen diversos  tipos de tratamientos para proteger la madera de exterior e interior, cada uno con sus propias características y aplicaciones. Uno de los tratamientos más  comunes y respetuosos con el aspecto natural de la madera, es el uso de tintes al agua para madera, que apenas forman película. Estos productos penetran en las fibras de la madera, realzando su color y protegiéndola de la humedad y de los rayos UV. Cabe mencionar que los tintes al agua son respetuosos con el medioambiente, ya que no contienen solventes nocivos.

Otro tratamiento popular es el uso de protectores de madera exteriores, diseñados específicamente para su uso en maderas expuestas a condiciones climáticas adversas. Los protectores de madera exteriores forman una película protectora en la superficie de la madera, que repele el agua y protege contra los rayos UV. También están disponibles en una amplia gama de colores, lo que permite personalizar el aspecto final de la madera.

Además de los tintes al agua y los protectores de madera exteriores, existen tratamientos específicos para maderas de exterior. Estos tratamientos están formulados para resistir la exposición a la intemperie y combatir los efectos de la humedad y los insectos. Suelen contener ingredientes como fungicidas y repelentes de insectos, proporcionando una protección adicional a la madera en ambientes exteriores. Es importante tener en cuenta que cada tipo de madera y cada proyecto requieren requisitos específicos de protección, por lo que es recomendable elegir el tratamiento adecuado según las necesidades específicas.

Te aconsejamos realizar un mantenimiento periódico de la madera protegida para garantizar su durabilidad a largo plazo. Esto puede incluir limpieza suave con agua y jabón, así como la reaplicación del tratamiento protector según las indicaciones del fabricante. El mantenimiento regular ayudará a mantener la integridad de la madera y su durabilidad.

Protege la madera paso a paso

A continuación, se indican los pasos a seguir para proteger la madera de manera adecuada:

  1. Preparación de la superficie: Antes de aplicar cualquier tratamiento protector, es importante preparar adecuadamente la madera. Debe estar limpia, seca y libre de cualquier revestimiento anterior o contaminantes. Para ello, se puede utilizar un cepillo o lija para eliminar la suciedad, los restos de pintura u otros recubrimientos que puedan interferir con la penetración del tratamiento protector.
  2. Elección del tratamiento: Se debe seleccionar el tratamiento protector más adecuado para tu tipo de madera, teniendo en cuenta también el acabado que se desee y la aplicación específica. En este sentido tenemos las 2 opciones descritas anteriormente: Por un lado un tratamiento natural que respete el aspecto de la madera pero otorgándole protección contra contra los agentes climatológicos, humedad e insectos sin alterar el aspecto natural de la madera (tintes al agua para madera) – GARDE FONDO PROTECTOR FUNGICIDA – INSECTICIDA. Por otro lado mediante un tratamiento que forme una película protectora sobre la madera para su protección frente a los agentes climatológicos, lluvia, humedad y rayos UV (protectores de madera con película) – GARDE LASUR ACRÍLICO ECOLÓGICO . Recomendamos leer detenidamente las instrucciones del fabricante y asegurarse de elegir el producto adecuado.
Garde fondo protector fungicida - insecticida
GARDE es una solución protectora para la madera a base de dispersiones acrílicas.
  1. Aplicación del tratamiento: Para la aplicación de estos tratamientos sobre madera aconsejamos utilizar preferiblemente brochas (para lograr una mejor penetración del producto y un acabado que respeta mejor la veta de la madera), aunque también pueden utilizarse rodillos o pulverizadores. Aconsejamos aplicar los productos siempre en el sentido de la veta de la madera. Recomendamos seguir las instrucciones de aplicación que detalla el fabricante en cada uno de los productos.
  2. Secado y curado: Se debe esperar a que el tratamiento protector se seque y cure según las indicaciones del fabricante. Esto generalmente implica dejar que la madera repose en un área seca y bien ventilada durante un período de tiempo especificado. Aconsejamos evitar la exposición de la madera recién tratada a la lluvia o la humedad hasta que esté completamente seca y curada.
  3. Mantenimiento regular: Para asegurar una protección duradera, es importante realizar un mantenimiento regular de la madera tratada. En este proceso se incluye la limpieza de la superficie con agua y jabón suave, así como la renovación  del tratamiento protector según las recomendaciones del fabricante. Debes prestar especial atención a las áreas más expuestas a los elementos, como las superficies horizontales y las cercanas al suelo.

En definitiva, proteger la madera es fundamental para preservar su belleza y durabilidad de un material tan noble. Mediante el uso de tratamientos protectores adecuados, como tinte al agua para madera o protectores de madera exteriores, se previene el daño causado por la humedad, los rayos UV y los insectos. Siguiendo los pasos adecuados de preparación y aplicación, así como realizando un mantenimiento regular, se garantiza la protección y longevidad de la madera en diferentes aplicaciones.

En Palcanarias sabemos lo importante qué es para ti obtener un acabado satisfactorio, por eso ponemos a tu disposición a los mejores especialistas, brindando asesoramiento adaptado a sus necesidades y características específicas. No dudes en contactarnos si tienes alguna duda.

Artículos relacionados

Back to Top

Search For Products

Product has been added to your cart